Comenzó con el equipo de anuncios de búsqueda no glamoroso, donde su trabajo era asegurarse de que los sistemas sobrevivieran. Incluso en ese momento, una falla le costó a Google $ 1,000 por segundo. Su participación en Google reflejó un cambio en cómo la gente compraba anuncios. Ya no era dominio de los directores de arte, sino algo más parecido a los comerciantes que realizaban ofertas automáticas sobre dónde irían los anuncios y cuánto pagar.

En 2013, se convirtió en el vicepresidente senior de publicidad y comercio de Google, supervisando todos los sistemas de publicidad de la compañía. Sus responsabilidades incluían supervisar anuncios en YouTube para tomar un servicio de video lleno de contenido problemático y convertirlo en algo que pudiera desafiar las redes de televisión por ingresos publicitarios.

Pensó que era una situación de ganar-ganar. Si los sistemas automatizados de YouTube establecen una barra alta para lo que es adecuado para la publicidad, la compañía se arriesga a que algunos fabricantes de voces se enojen por no ser elegibles para los ingresos publicitarios. Con un enfoque menos restrictivo, las posibilidades de un video complicado con anuncios eran mayores. Esto enojaría a los anunciantes y, de hecho, crearía un incentivo financiero para continuar creando contenido problemático.

En 2017, cuando el Times of London publicado Los ejemplos de videos que explotan a niños pequeños y atraen a los pedófilos que llevan anuncios han llegado a un punto de ruptura en el Sr. Ramaswamy.

«Este es un conflicto imposible, y lo superamos un poco», dijo. “Todos tenemos límites en lo que toleramos en nuestros trabajos. Llega un momento en que dices que el entorno en el que trabajo tiene una situación que no es aceptable para mí. «

Después de dejar Google, Ramaswamy parecía listo para seguir el camino desgastado del experimentado ejecutivo de Silicon Valley para convertirse en un capitalista de riesgo y unirse a Greylock Partners. Pero después de unos meses, comenzó a trabajar en silencio en Neeva y reclutó a ex colegas de Google, incluido su cofundador, Vivek Raghunathan, ex vicepresidente de la compañía que trabajó en anuncios de búsqueda con el Sr. Ramaswamy durante sus once años allí. y anuncios de YouTube.

Con sede en la ciudad natal de Google, Mountain View, California, Neeva recaudó $ 37.5 millones en inversiones iguales de Greylock, Sequoia Capital, uno de los primeros inversores en Google, y el propio Sr. Ramaswamy. Cuenta con 25 empleados.



Source link